miércoles, 12 de marzo de 2008

Cualquier parecido...

Esta mañana en un tiempito robado al trabajo y mientras hacía la cola del Banco (porque el tiempo se roba para seguir cumpliendo labores) aproveché el libro de Benedetti que me acompañaba; pensando en un primer instante en repasar solo mis poemas favoritos pero terminé indagando si podía engrosar la lista de estos últimos y con ocasión a ello, miren lo que encontré:
LAS PALABRAS

No me gaste las palabras
No cambie el significado
Mire que lo que yo quiero
Lo tengo bastante claro.

Si usted habla de progreso
Nada mas que por hablar
Mire que todos sabemos
Que adelante no es atrás.

Sí esta en contra de la violencia
Pero nos apunta bien,
Si la violencia va y vuelve
No se me queje después.

Si usted pide garantías
Solo para su corral
Mire que el pueblo conoce
Lo que hay que garantizar

No me gaste las palabras
No cambie su significado
Mire que lo que yo quiero
Lo tengo bastante claro.

Si habla de paz pero tiene
Costumbre de torturar
Mire que hay para ese vicio
Una cura radical.

Si escribe Reforma Agraria
Pero solo en el papel
Mire que si el pueblo avanza
La tierra viene con él.

Si esta entregando el país
Y habla de soberanía
Quien va a dudar que Usted es
soberana porquería.

No me gaste las palabras
No cambie su significado
Mire que lo que yo quiero
Lo tengo bastante claro.

No me ensucie las palabras
No les quite su sabor
Y límpiese bien la boca
Si dice Revolución.
Mario Benedetti
Terminó la palabra revolución y ya por mi cuerpo corría "la piel de gallina"... seguro porque ando algo triste y cualquier emoción parece calar en mis sentimientos (ya pasará), también porque me causa sorpresa lo mucho que se adaptan las letras de este autor alguna vez exhiliado a la realidad venezolana... increíble no? eso es para que ustedes vean... Opresión es Opresión donde sea, donde se viva sin que importe para ello la era en la que estemos, el nombre que se le de o de la pantomima que se monte.
Para que se les crispen los vellos, Benedetti se exilió luego del Golpe de Estado del 27 de junio de 1973 en Uruguay el cual tuvo lugar cuando el Poder Ejecutivo de ese país disuelve las Cámaras de Senadores y Representantes, y crea un Consejo de Estado con funciones legislativas, de contralor administrativo con el encargo de proyectar una reforma constitucional que reafirme los principios republicanos-democráticos, suspende los derechos civiles y faculta a las Fuerzas Armadas y Policiales para asegurar la prestación interrumpida de los servicios públicos.
Cualquier parecido de la realidad de ese país por aquellos años con la que vivimos ahorita los venezolanos, es una mera coincidencia... tal vez me equivoqué al comparar y esto sea sólo un engaño más del imperio... yo te aviso chirulí!!!

4 comentarios:

Tahylú dijo...

Pero que increíble, obviamente la revolución no es buena sino para unos pocos venga de donde venga, no importa el país, no importa la época, los métodos siempre son los mismos, al igual que los efectos que causa en los pobres ciudadanos que la viven. Ojalá todos los venezolanos tuviermos bastante claro lo que queremos para entender cuando el innombrable nos quiera cambiar las palabras.

Saludos,

Tahylú!

José Manuel dijo...

Siempre he mantenido que en vez de Tribunal Internacional de Justicia, que lo único que ha hecho hasta ahora es juzgar a Milosevic y tengan que ser jueces españoles, los que juzguen o quieran juzgar a personajes chilenos, argentinos o ruandeses, deberían hacer un Tribunal Internacional Psiquiátrico para Jefes de Estado, y que suspendieran del ejercicio del poder a tarados como Bush, Chávez, Ortega y por qué no, a mi presidente, que negocia “políticamente” con asesinos terroristas de los del tiro en la nuca (Muy valientes ellos), entre otros muchos.
Date una vuelta por el mundo, y dime que hemos hecho tan mal los curritos de a pie, para que nos gobiernen la manada de inútiles que lo están haciendo. ¡Que dios nos coja confesados!
Yo también estoy triste. La llegada de la primavera y esta puñetera depresion que no se va me traen a mal parir.
Un abrazo

Carlos dijo...

...que bien que leas a Benedetti y no al izquierdoso de Galeano, también uruguayo...

Besos Gabyta ;)

José Manuel dijo...

Muy bonitos los razonamientos que me haces. Los tendré en cuenta.
Gracias por los mismos.
Un abrazo